Domingo's FotoPage

By: Domingo Giribaldi

[Recommend this Fotopage] | [Share this Fotopage]
[<<  <  1  [2]  3  4  5  6  7  8  >  >>]    [Archive]
Friday, 29-Apr-2005 00:00 Email | Share | | Bookmark
Piedra desnuda

Piedra desnuda
Un souvenir visual de las playas de la Costa Verde, paraiso de Lima.


Thursday, 31-Mar-2005 00:00 Email | Share | | Bookmark
Playa Yasila, Piura, Perú

Playa Yasila, Piura, Perú
Playa Yasila, Piura, Perú
Playa Yasila, Piura, Perú
View all 4 photos...
Después comento las vistas.
Saludos cordiales,
Domingo


Sunday, 6-Mar-2005 00:00 Email | Share | | Bookmark
Solo un recuerdo...

Solo un recuerdo...
Ejercicio de estudios en Photoshop.


Saturday, 5-Mar-2005 00:00 Email | Share | | Bookmark
Feria de chamanes

Feria de chamanes
Objetos de deseo
Lectura del futuro con una nuez
View all 5 photos...
Una vez al año se realiza ésta feria de chamanes en la capital de Lima.
Llegan de todas partes del Perú a ofrecer sus servicios para la limpieza del espiritu y de la mala suerte. Hacen amarres con el ser querido...
Fotos: El Comercio / Domingo Giribaldi / 2003


Friday, 4-Mar-2005 00:00 Email | Share | | Bookmark
Abraham Sánchez Alpaca, niño pintor.

Niño pintor
Niño pintor
Dibujo 01, Estación de Desamparados.
View all 4 photos...
ENTRE LIMA Y UN SUEÑO. PERSPECTIVA DE UN TALENTO

Abraham Sánchez Alpaca es capaz de retener en la mente la estructura de la catedral con todos sus detalles, además de encontrar una perspectiva a través de la cual pueda plasmar con sus colores lo que hoy ve en ellas. Tiene 17 años y unos grandes padres.

La peregrinación de Abraham


Corría y se caía. Se levantaba, parecía no sentir dolor y seguía corriendo. Era Abraham. Es Abraham Sánchez Alpaca de ahora 17 años y que gusta de plazas y parques para soltar una mirada, retener, proyectar y bosquejar para sí. Así por las noches, solo cuando quiere y antes de una ducha fría, con su memoria fotográfica y su capacidad de perspectiva reproduce portales, plazas y calles con detalles minuciosos y alegría de muchos.
Empezó a los 7 años junto con sus hermanos, entre muebles y paredes. Entre el silencio y el aislamiento.
La Catedral, iglesia San Francisco, Palacio de Gobierno, Desamparados, Plaza de Armas, plaza San Martín, el Congreso, la Casa de Osambela, entre otros, es lo que Abraham reproduce en sus papeles junto con un mutismo propio y a veces ajeno de la capital, además de resaltar los detalles casi a menudo obviados por todos nosotros, por todos nosotros que no somos parte en sus cuadros, que no existimos, ya que solo en algunas de sus pinturas son descubiertas cinco personas, el número de su familia, o una, su padre.
Nadie más. El Centro de Lima sí, en silencio y lleno de colores, como si este esperara a alguien, ciudad que presente aguarda ser apreciada con otros ojos.

¿Qué piensa él?
Al parecer no le gusta que hablen de él ni que cuenten sus cosas, pero sí que muestren sus dibujos -que vistos a distancia son fotografías- a las personas que recién se encuentran con su talento y en todos los concursos en que ha participado y sido premiado. Encuentros en los que gracias a sus padres Dante Sánchez y María Teresa Alpaca ha sido reconocido y por lo cual estos siempre se sentirán orgullosos.
Antes en su introversión no pronunciaba palabras, no fijaba la mirada y no respondía a los sentimientos que dirigían sus padres. Luego se presentaba como si poco a poco buscaba alejarse de este mundo y su rededor, de manera que no era extraño encontrarlo solo, observar su fascinación por contemplar las calles solo, correr solo y caerse solo.
Después, comenzaría a trazar líneas en perspectivas sobre las paredes de la casa y en los respaldos de los roperos, para luego estas se conviertan en calles y casonas antiguas de Lima, plazas y fachadas que visitaba por estar cerca de donde antes vivía.
Así, su estética se iba llenando de volúmenes y formas que concertaban muchos colores y, además, la conciencia de nuestra Lima que algún día fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad.
Cuenta su padre, con esa voz de un buen padre paciente y luchador, “que las perspectivas que él dibuja nadie se las ha enseñado, que cuadra su imagen y empieza a dibujar sin antes haber hecho trazos, ni cálculos ni diseños técnicos. Sin tomar una foto antes”. Luego nos muestra una Plaza de Armas que atrás presenta además el cerro San Cristóbal, desde un segundo piso. “Abraham nunca ha estado en ese segundo piso”.
Luego su madre, quien reconoce que es más estricta que el padre, no obstante sonríe a menudo, nos muestra con orgullo los diplomas que Abraham ha obtenido de Imágenes del Perú Pintadas por los Niños del Perú; del Concurso Infantil de Pintura; de Perú, Puertos a Color, así como el reconocimiento del distrito en el que ahora viven, Ventanilla.
La reina Sofía tiene consigo un cuadro original y la Municipalidad de Lima publicó en 1999 una reseña histórica de lujo titulada “Lima, la ciudad posible” en cuyas páginas han sido incluidos algunos dibujos de Abraham.
Hoy él sigue pintando, visitando las calles y las plazas. Observando desde lo alto, deteniéndose.

¿Qué piensan ellos?
Sus padres ahora están buscando la manera de “editar un libro para niños que explique lo importante y bello que es el Centro Histórico de Lima con el fin de fomentar una cultura de conservación de nuestro patrimonio cultural”, además buscan preparar una exposición de arte en la que no solo se muestre la obra de su hijo. Una ya se realizó en un conocido espacio y en esta las personas que acudieron salieron prendidos de ver al propio Abraham dibujando lo que en un principio pensaron eran fotos.
Presente en sus cuadros se encuentra esta ciudad, el filtro que tiene para develarla. Está el silencio y el empeño. El medio quizá más estrecho entre dos mundos.

El mundo
No es una enfermedad y no tiene cura. No es locura y no exterioriza. Es autista. Debe tener, como es el caso, cuidado y un buen entorno familiar. Además, el autismo ataca más a los hombres que a las mujeres y no encuentra distinción en cuanto raza o credo. Y Abraham se desenvuelve entre cualidades diferentes. No le interesa la televisión. El autismo no tiene causa definida, no manifiestan emotividad ni comunicación.
El único tratamiento en este planeta es la atención y el afecto, los abrazos y las miradas.
Hoy, en este mundo, Dante y Abraham chocan sus cabezas, lo que les significa: “te quiero”, además de los besos en la frente.
Hoy Abraham gusta del arroz chaufa y hace algunos días acaba de terminar de pintar la Casa de Osambela. Luego, al final de la sesión de fotos agradece y va a su cuarto a descansar. Antes caminaba por la Plaza de Armas y el Congreso.
Antes su padre afirmaba que ellos “no manejan los sentimientos porque no tienen el concepto de la palabra”. “Escucha todo pero como si no escuchara. Habla pero como si no hablara. Está pero no está”.
Aquí, en este mundo, hay una teoría que afirma que los genios de una u otra manera, desde el punto de vista del ADN, han tenido una malformación genética y es eso lo que los hace genios. “El hombre normal no puede llegar a ser un genio incluso si se prepara”, sentencia Dante, quien le puso Abraham a su hijo por ser el primogénito, el pacificador y a quien habría que seguir, porque es el salvador, quien hoy ha vuelto a pintar.






[<<  <  1  [2]  3  4  5  6  7  8  >  >>]    [Archive]

© Pidgin Technologies Ltd. 2016

ns4008464.ip-198-27-69.net